En el mercado podemos diferenciar, básicamente, dos tipos de lentes de contacto.

Por un lado, tenemos las rígidas permeables al gas (rígidas o duras) y, por otro, las de hidrogel (blandas).

Entre las lentes de contacto blandas encontramos las que están fabricadas con hidrogel convencional y las fabricadas con hidrogel de silicona, que permiten una mayor transmisión de oxígeno a la córnea.

Por otro lado, según el defecto refractivo que compensan, diferenciamos entre lentes de contacto esféricas (compensan miopía e hipermetropía), tóricas (compensan astigmatismo) y multifocales (compensan presbicia).

En Clínica Oftalmológica Castro adaptamos todos estos tipos de lentes de contacto, basando nuestra elección en las necesidades específicas de cada paciente en particular.

Asimismo, explicamos al paciente todo lo relacionado con la manipulación, limpieza y precauciones necesarias para un correcto y saludable uso de las lentes de contacto.