La degeneración macular asociada a la edad (DMAE) es la principal causa de pérdida de visión irreversible en personas mayores.

La mácula se encuentra en la zona central de la retina y es la responsable de la visión central.

 

Tipología

Existen dos formas de degeneración macular asociada a la edad (DMAE):

  • Forma seca o atrófica: es la más frecuente. Se produce un adelgazamiento y atrofia de la zona macular por lo que se va perdiendo nitidez en la zona central del campo visual de forma lenta y progresiva.
  • Forma húmeda o exudativa: es menos frecuente y se caracteriza por el crecimiento de vasos anómalos que pueden sangrar y afectar a la mácula por lo que la pérdida de visión es rápida.

 

Síntomas de la Degeneración Macular

La DMAE produce una pérdida de visión central que dificulta las actividades cotidianas como leer, conducir, identificar personas etc.

Suele comenzar en un solo ojo y sus inicios pueden pasar desapercibidos si no se exploran ambos ojos por separado, ocluyendo uno y observando si las líneas se tuercen, están borrosas o incluso desaparecen (rejilla de Amsler).

 

Factores de riesgo

  • Genéticos: la DMAE está ligada a la genética en bastante proporción. En la actualidad, existen test genéticos que pueden establecer el riesgo de padecerla.
  • Edad: suele aparecer en personas mayores de 55 años.
  • Tabaquismo.
  • Factores ambientales.
  • Otros.

 

Tratamiento para la Degeneración Macular

Para la DMAE seca actualmente no existen tratamientos eficaces aunque la administración de antioxidantes permite a veces ralentizar su avance.

La DMAE húmeda se trata con unos fármacos llamados antiangiogénicos que se administran en forma de inyecciones intravítreas con el objetivo de estabilizar la agudeza visual.