Desprendimiento de Retina

La retina es una lámina posterior del ojo sensible a la luz. Un desprendimiento de retina es la separación de esta lámina de la pared ocular a la que normalmente está pegada

Se trata de un problema ocular grave que ocurre más frecuentemente en:

  • personas de mediana y avanzada edad
  • personas miopes
  • familiares de pacientes que han sufrido un desprendimiento de retina
  • como consecuencia de una contusión en el ojo
  • en raras ocasiones se presenta como una enfermedad hereditaria y puede aparecer incluso en niños.

Algunos de los síntomas de desprendimiento de retina pueden ser:

  • Cuerpos flotantes negros o manchitas
  • Destellos luminosos
  • Visión ondulante o acuosa
  • Una sombra oscura en alguna zona de la visión
  • Visión central borrosa
  • Pérdida rápida de visión
  • Pérdida total de visión en un ojo

Los síntomas dependerán del grado de evolución del desprendimiento de retina.

Los objetivos del tratamiento son cerrar mediante láser o crioterapia el desgarro o rotura que ha derivado en el desprendimiento de retina y colocar la retina en su sitio.

¿En qué consiste el tratamiento del desprendimiento de retina?

Una vez desprendida la retina, el tratamiento es siempre quirúrgico.

Los objetivos del tratamiento son cerrar mediante láser o crioterapia el desgarro o rotura que ha derivado en el desprendimiento de retina y colocar la retina en su sitio.

Esto puede realizarse empujando desde fuera de la pared del globo ocular hacia ella, mediante la colocación de cinturones o trozos de silicona, o realizando una vitrectomía e introduciendo después gas o aceite de silicona dentro de la cavidad vítrea.