¿Qué es el glaucoma?

Se conoce como glaucoma a un grupo de enfermedades caracterizadas por un daño progresivo del nervio óptico que transmite la información visual al cerebro.

El principal factor implicado es el aumento de la presión dentro del ojo. Su incidencia aumenta con la edad, sobre todo por encima de los 40 años.

El daño progresivo del nervio conlleva una pérdida continua del campo visual, lo que puede llevar a la ceguera.

¿Por qué se produce?

El líquido que continuamente se renueva en el interior del ojo (humor acuoso) tiene dificultad (por variados motivos) para salir del ojo y esto lleva a que la presión aumente en el interior del mismo.

¿Cómo lo percibe el paciente?

Desafortunadamente, el paciente no nota nada hasta fases ya avanzadas en las que el nervio presenta un daño considerable que implica pérdida de campo visual y su repercusión en la vida cotidiana, afectando a la conducción por ejemplo.

¿Cómo se detecta?

  • Con revisiones completas oculares cada año o cada dos años.
  • Con controles de la presión ocular y el estado del nervio óptico.
  • Pueden ser necesarias exploraciones complementarias como la paquimetría (medida del espesor corneal), revisión del campo visual o una tomografía de coherencia óptica (OCT) que es algo similar a un TAC del nervio óptico.

¿Se necesita un seguimiento?

Si, de por vida. Necesitaran más control las personas con antecedentes familiares de la enfermedad y también los miopes, los mayores de 50 años y todas aquellas personas que ya tengan algún problema en sus ojos.

¿Cuál sería el tratamiento del glaucoma?

El principal objetivo es bajar la tensión ocular en aquellas personas en las que se considere que está elevada.

Se puede hacer con distintos fármacos (administrados como colirios o pastillas) o con diversas técnicas con láser o cirugía convencional que determinará el especialista.

Es muy importe la detección precoz de la enfermedad para evitar el deterioro progresivo y para conservar la visión pues el daño que se produce en el nervio óptico y la pérdida de visión consiguiente son irreversibles.