¿Qué es el Queratocono?

El queratocono se trata de una enfermedad ocular no inflamatoria que afecta a la córnea, estructura transparente que cubre la parte más anterior del ojo, produciendo un adelgazamiento y encorvamiento de la misma de forma progresiva y adquiriendo de este modo una forma cónica e irregular.

 

queratocono

¿Qué consecuencias tiene el queratocono?

La consecuencia es un astigmatismo irregular que se traduce en una importante disminución de la visión que, si no se trata, evoluciona hasta que sólo es posible el tratamiento mediante trasplante de córnea.

 

¿Cuándo se inicia el queratocono?

Se inicia a partir de la pubertad y luego progresa lentamente, aunque puede estacionarse en cualquier momento. Se suelen afectar ambos ojos en casi todos los casos.

 

¿Qué factores contribuyen para desarrollar el queratocono?

El papel de la genética no se ha definido totalmente. Los descendientes parecen estar afectados en un 1% de los casos y hay cierta tendencia a que la herencia sea autosómica dominante de penetrancia incompleta. Se puede encontrar en asociación a enfermedades y síndromes sistémicos como síndrome de Down, síndrome de Marfan, retinosis pigmentaria, pacientes atópicos y con queratoconjuntivitis vernal, etc.

 

¿Cuál es el tratamiento del queratocono?

Actualmente los tratamientos existentes persiguen dos objetivos:

  • Estabilización de forma de la córnea (cross-linking y anillos intraestromales) y, por tanto, de la progresión.
  • Rehabilitación visual.

Al inicio de la enfermedad, cuando la córnea aún no está deformada, se puede corregir el astigmatismo producido y conseguir una buena visión con gafas pero, según va evolucionando, se hace imposible corregir este defecto siendo el siguiente paso la adaptación de lentes de contacto rígidas.

Sin embargo, estas medidas no impiden que continúe progresando el queratocono. Por ello, es imprescindible asociar técnicas quirúrgicas: el cross-linking corneal y la implantación de anillos corneales intraestromales.

El trasplante de córnea se reserva para casos muy evolucionados en los que otras opciones de tratamiento no son posibles.

 

Cross-linking.

Este tratamiento consigue un reforzamiento de la estructura interna de la córnea, dándole mayor rigidez y aumentando su resistencia a la deformación.

Se instila colirio de riboflavina sobre la córnea y se aplica una fuente de luz ultravioleta tipo A a dosis bajas sobre ella. De esta forma, se realiza una reacción química de fotopolimerización que aumenta las uniones de las moléculas de colágeno corneal, disminuyendo la elasticidad y aumentando la estabilidad, rigidez y resistencia de la córnea, frenando así la progresión del queratocono.

Se trata de un procedimiento simple y poco invasivo.

 

Implante de anillos corneales intraestromales

Esta técnica quirúrgica también detiene y estabiliza el avance del queratocono.

Además, permite disminuir la deformación corneal, regularizar su superficie y corregir el astigmatismo irregular.

Previamente se debe realizar una exploración oftalmológica minuciosa y completa para determinar cuántos anillos y en qué localización se deben implantar.

Se implantan uno o dos segmentos semicirculares de material acrílico en el espesor de la córnea para lo que se realizan unos túneles en su interior. En Clínica Oftalmológica Castro, tallamos estos túneles y realizamos las incisiones para su implantación con láser femtosegundo VisuMax, lo que aporta mayor precisión, rapidez y seguridad, con menor riesgo de complicaciones.

Se trata de una técnica de adición, poco invasiva, bien tolerada (ausencia de rechazo) y reversible, por lo que podrían retirarse los anillos ante cualquier eventualidad.

La recuperación visual es rápida tras la intervención y los resultados son estables. No comprometen la realización de un futuro trasplante y, al regularizar la superficie corneal, permiten una mejor adaptación de lentes de contacto y rehabilitación visual.

En Clínica Oftalmológica Castro queremos hacer hincapié en que el tratamiento del paciente con queratocono ha de ser global, es decir, no sólo detendremos la progresión de la enfermedad sino que nuestro objetivo será también ofrecerle la mejor rehabilitación visual posible y adecuada en cada caso para que mejore su agudeza y calidad visual mediante varios métodos, entre los que destacamos la adaptación personalizada de lentes de contacto.

 

Recomendación

Se deben realizar controles oftalmológicos periódicos, siendo de especial importancia el examen mediante topografía corneal, prueba fundamental para su diagnóstico y seguimiento ya que evalúa la superficie corneal y sus irregularidades y curvatura.